EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN: LA MEJOR ALTERNATIVA

La PREVENCIÓN es la mejor herramienta para reducir el riesgo de que un niño o adolescente maltrate a un animal e incrementa los factores de protección hacia éstos últimos. Los métodos preventivos deben contener información verídica y suficiente que le permitan al niño y adolescente poder adquirir empatía y conocimientos acerca de todas las consecuencias negativas psicosociales que puede traer consigo el maltrato animal.

¿Dónde puede impartirse la prevención? Debe incluir el ámbito familiar, vecinal, escolar y el ámbito legal. La familia debe inculcar valores, inculcar la protección hacia el reino animal. Las escuelas deben implementar algún tipo de programa donde se trate este tema como método preventivo. Las leyes en el país deben cambiar con respecto a las leyes que protegen a los animales, ya que probablemente, al ser legislado y castigado el maltrato animal, sucederá en menor grado.

Los ciudadanos civiles, las organizaciones de protección animal y las fundaciones deben tomar acciones para difundir información al respecto.

Es necesario que no se pase por alto cualquier señal de alerta de maltrato ante un animal por un niño o adolescente. Si es detectado se debe reportar y canalizar con un especialista en salud mental. También es importante denunciar, sin embargo, las leyes en México con respecto a la protección animal son confusas.

La difusión e implementación de métodos preventivos por medio de la información, es la herramienta clave para evitar el maltrato animal y evitar graves consecuencias negativas en el futuro de los niños y adolescentes.

ImprimirCorreo electrónico