LA CRUELDAD HACIA LOS ANIMALES SE MANIFIESTA DE MUCHAS MANERAS

La crueldad hacia los animales se manifiesta a sí misma de muchas maneras y se activa por muchos motivos. Algunos incidentes son intencionales y envuelven actos de crueldad abierta, mientras en otros casos, la crueldad es pasiva y es desatendida (14). Hannelie Vermeulen y Johannes S.J. Odendaal mencionan que los abusos más frecuentes hacia los animales de compañía son:

1. Restricción de movimiento: La cual consiste en confinar a los animales a correas o ataduras cortas, o dejarlos en áreas muy pequeñas que no les permiten libertad de movimiento o hacer el suficiente ejercicio para mantenerse sanos. Además estas restricciones podrían ocasionar heridas, estrangulaciones, o amputaciones debido al uso incorrecto de materiales en contacto con el animal (13).

2. Falta de alimento, agua, refugio o de instalaciones adecuadas e higiénicas para los animales. Esto podría causar deshidratación, hambre y muerte del animal (13).

3. Abandono del animal, el cual se da cuando éste ya no se adapta al estilo de vida del dueño y por lo general desgraciadamente este problema lleva a un sufrimiento y posterior muerte del animal (13).

4. Falta de cuidados veterinarios, lo cual puede llevar de heridas hasta fracturas mal cuidadas, parásitos o enfermedades que por no haber sido tratadas a tiempo lleven a la muerte (13).

5. Agresión, lo cual incluye golpes, lanzarlo desde las alturas, quemarlo, ahorcarlo, cortarlo, entre muchos otros actos, que llevan a que el animal tenga moretones, heridas viscerales, abrasiones, daño ocular, daños neurológicos y en algunas ocasiones hasta la muerte (13).

6. Abuso mental, el cual puede ser maltrato activo tal como provocarle miedo, o ansiedad al animal y el aislamiento. Y el maltrato pasivo como la privación del amor y el afecto y la falta de estímulo recreativo (13). Quizás la agresión sea el abuso que más aplica como “crueldad hacia los animales” dentro los criterios de diagnóstico del trastorno disocial o del trastorno antisocial, sin embargo no se pueden perder de vista los otros tipos de abuso que podrían ser indicadores de la falta de empatía hacia las necesidades de los seres vivos y que más tarde podrían darse en la falta de empatía hacia las necesidades de los semejantes.

ImprimirCorreo electrónico