LA "FIESTA" BRAVA...

Yolanda Ivette Castillo Vázquez Revista Líder Empresarial

La fiesta brava si bien, como hoy la conocemos data de finales del siglo XVII y principios del XVIII, sus inicios se remontan a tiempos inmemoriales. Existe testimonio de ello en pinturas rupestres prehistóricas donde se pueden apreciar dibujos de toros. La bravura de este bovino, cuya evolución es la conjugación de distintas razas que dieron origen al actual toro de lidia, sin duda ha ejercido un encanto y admiración sobre el hombre.

A México este arte es traído por los españoles, junto con todos sus usos y costumbres en el tiempo de la conquista. Los primeros festejos se celebraron aún en vida de Hernán Cortés y la afición por la tauromaquia creció rápidamente, incluso entre muchos indígenas que adoptaron además de su religión e idioma, el gusto por los toros. La historia de la fiesta brava en México se divide en cinco etapas aproximadamente de veinte años cada una. La primera (1887-1925) consiste en los principios del toreo moderno; la segunda (1908-1925), el imperio de Rodolfo Gaona; la tercera (1925-1945), la época de oro del toreo mexicano y la quinta (1965-1983) comprende el toreo contemporáneo.

En Aguascalientes, el 24 de abril de 1896 se inauguró el lugar que daría celebridad a Aguascalientes por su feria y afición taurófila: La Plaza de Toros San Marcos. Construida en el inverosímil tiempo de 48 días con un costo de 40 mil pesos, se convirtió en la segunda de la república por importancia y calidad de sus festejos y la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes que en 1991 fue ampliada hasta ser el coso del que hoy en día gozamos los aguascalentenses, reforzó el gusto por el toro que la afición vive en esta ciudad. A pesar de que todo el siglo XX puede considerarse como el Siglo de Oro del Toreode México, toda esta época de esplendor se vio diezmada en la última década, por los factores más diversos como los cambios culturales, políticos y económicos en la afición mexicana.

Pero, ¿es la fiesta brava aún un negocio? ¿Recobrarán las plazas el brillo de antaño, cuando una multitud entera se volcaba a ver tal espectáculo? ¿Cuál es la situación actual de las ganaderías, plazas y gente allegada a esta industria?

Cuánto pesas, cuánto vales... El precio de un toro de lidia va en función de la oferta y la demanda. Existen diversos elementos que determinan el costo como su peso, edad, prestigio de la ganadería que lo vende y la plaza que lo comprará; sin embargo se puede decir que oscila entre 15 y 40 mil pesos.

La Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes, fue vendida por el Gobierno del Estado de Aguascalientes a la empresa Espectáculos Taurinos de México, que la opera y es propietaria de las plazas más importantes de México; en el caso de la Plaza de Toros San Marcos siempre ha sido privada y pertenece también a la misma empresa. Algunos podríamos preguntarnos, cómo es que funciona un negocio que prácticamente trabaja, uno o dos meses del año… “La fiesta actualmente atraviesa por una época de transición en el cual dejó de haber una sucesión de figuras del toreo”, comenta Juan Carlos López, gerente de ambas plazas. A principios de los años 90, hubo una camada importante de matadores de toros, que traía como consecuencia que pudiera haber corridas de toros a lo largo del año, lo que aplicaba para Aguascalientes y toda la República. En ese tiempo las temporadas podían ser muy extensas porque había materia para ello, sin embargo a ésta época, la sucedió una generación no logró consolidarse y despertar el interés del público, lo que obligó a las empresas a reducir sus festejos y limitarlos a temporada de verbenas y a pesar de que se realizan tradicionalmente en temporada de feria, -incluso en España, que goza de una economía distinta- la empresa Espectáculos Taurinos trabaja para ofrecer festejos, más allá de una feria y el ejemplo de ello lo estamos viviendo ahora en Aguascalientes pues la temporada dio inicio en febrero y continuó en marzo para enlazarse finalmente, con el serial de abril.

De ahí la razón de otorgar formalidad a la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes, a fin de crear las figuras y la afición por los toros en las nuevas generaciones… “Esto es un proceso y es por eso que estamos apoyando a los estudiantes de la academia, a los novilleros, con una temporada importante”, revela Juan Carlos. Y es que al no haber matadores de toros con un atractivo especial como ha habido en épocas anteriores se pierde el interés del público pero, todo parece indicar que se está entrando en un nuevo período que indica un resurgimiento importante por parte de la fiesta, debido al triunfo de toreros locales.

Pero además de las plazas, hay otra figura muy importante para la celebración de la fiesta brava: el ganadero. ¿Es un buen negocio tener una ganadería? Al respecto el Ing. Sergio Lomelí, propietario de la ganadería Corlomé, reflexiona: “Actualmente no es negocio. La ganadería de lidia ha pasado por buenos momentos pero estamos ahora viviendo una crisis muy dura y en general lo que es la fiesta brava en México. Sabemos que es un espectáculo caro, la gente no tiene muchos recursos y además, faltan las figuras del toreo que interesen para llenar las plazas, lo que hace que el ganado se deprecie”. Se encuentra dice, a la espera de nuevas figuras del toreo que interesen a la gente y que llenen las plazas… “La fiesta brava ha pasado en diferentes etapas de su historia por estos problemas, que tendremos que superar”.

Uno de los motivos por los que, la fiesta brava ha visto relegada su presencia en la sociedad actual es, el descuido en su promoción y otros espectáculos en tanto, han ganado mucho terreno. Las cuatro organizaciones taurinas que existen en México, es decir, la de matadores de toros, subalternos –conformada por banderilleros y picadores-, la de ganaderos y la de empresarios deben unir esfuerzos para rescatar este espectáculo y darle mayor proyección; España es uno de los primeros países en atracción de turismo en el mundo y en gran medida su plato fuerte es la fiesta brava. La fiesta brava ha sido fuente de inspiración para muchas manifestaciones artísticas: literatura, escultura, música, fotografía; la fiesta brava es sin duda, parte de la idiosincrasia del mexicano así como de su cultura y tradición.

Tomando al toro por los cuernos

La Academia Taurina Municipal es una muestra del interés y apoyo que las autoridades han puesto en el desarrollo de talentos hidrocálidos interesados en el espectáculo de la tauromaquia En agosto de 2004, inicia labores como tal pero once años atrás ésta misma, llevaba el nombre de Escuela Taurina de Aguascalientes; la diferencia que marcó esa transición de escuela a academia es básicamente administrativa, ya que antes no se contaba con una oficina ni un lugar donde atender al público en general. Ahora, en su calidad de Academia organizan conferencias y festivales taurinos, además de representar dignamente a Aguascalientes pues los alumnos que la integran han tenido éxito en el estado y fuera de él: recientemente triunfaron en el encuentro nacional de escuelas taurinas, llevándose los primeros lugares. En México hay alrededor de 14 escuelas registradas de esta naturaleza.

La escuela taurina municipal, creando a los futuros valores de la fiesta brava.

“En unos 3 años más estos niños darán mucho de que hablar por Aguascalientes”, comenta Jorge Delgado Evodio, director de la Academia que trabaja en conjunto con el matador Luis Fernando Sánchez (director artístico) y Elías y Vicente Esparza (instructores).

Figuras como Arturo Macías, Mario Aguilar, Joselito Adame y prácticamente todos los aguascalentenses que han triunfado a nivel nacional e internacional, se instruyeron en este lugar, ya sea cuando aún era escuela o ahora como academia.

¿Cuánto cuesta vestir a un torero?

Traje de luces: 4 a 6 mil euros.

Capote de paseo de lujo: 3 a 4 mil euros.

Además… Montera, añadido, camisa de torear, corbatín, chaleco, casaca, faja, taleguilla, medias de torear, zapatillas, capote de paseo, capote de brega, muleta y espada (más equipo de reserva).

Costo total aproximado: 120 mil pesos.

Álvaro Múnera se proyectaba como una promesa del toreo nacional, profesión donde pesa más la pasión por desafiar al animal que el temor a perder la vida. A sus 18 años logra posicionarse en los ruedos internacionales; comienza en España donde un suceso inesperado le hará recapacitar sobre su profesión y su vida. Documental realizado como trabajo final del tercer semestre de Comunicación Audiovisual y Multimedial en la Universidad de Antioquia, Medellín - Colombia. 2007

ImprimirCorreo electrónico